domingo, 26 de julio de 2015

Hermafrodita



(Tema Antenas)






     En vacaciones, los días que llovía y luego salía el sol, a Ignacio le gustaba salir a buscar caracoles entre las piedras del muro del jardín. Había muchos, eran lentos, con su casa a cuestas.

     Al muchacho lo que le encantaba era ver cómo asomaban la cabeza y cómo extendían sus antenas, como si fueran el periscopio de un submarino. Si las tocabas, desaparecían rápidamente. ¡Eran tan delicadas!

     Un año se llevó uno a la ciudad y lo dejó en una maceta, en la terraza. En primavera su madre empezó a quejarse de que las plantas estaban llenas de agujeros. Luego, una colección de pequeños caracolitos tomaba el sol plácidamente.

— ¡Era caracola, mami!

     Y entonces ella me explicó lo que era un hermafrodita.

 

1 comentario:

Mcarmen Fabre dijo...

Buena lección de Ciencias¡
Un beso.