viernes, 24 de abril de 2015

El secreto de Margarita








   Margarita tenía fama de mujer tranquila. Trabajaba en la tienda, llevaba su casa y veía la televisión con su familia. Decían que era buena persona y que siempre estaba pronta a echar una mano a todo el mundo. Otros pensaban que era una aburrida, tan seria y sin imaginación. Margarita solía reírse a solas, mientras imaginaba historias que la transportaban a situaciones estimulantes, alejadas de la rutina de su vida y sobre todo pensando qué dirían si supieran lo que hacía.
   
   El día que murió, comentaron los amigos que había tenido una vida aburrida. Su marido, poco después, encontró una colección de novelas eróticas en un cajón, escritas, para su sorpresa, por ella. No se lo dijo a nadie.


2 comentarios:

Luis dijo...

...Se lo digo, no se lo digo.. Se lo digo, no se lo digo.. Se lo digo..

Antonio Aragüés dijo...

La vida pública, la privada y...la secreta. Buen texto.